• ¡En oferta!
Bolas Chinas Vaginales
  • Bolas Chinas Vaginales
  • Bolas Chinas Vaginales

Bolas Chinas Vaginales

30.000 $
Impuestos incluidos

Para mejorar la satisfacción en tus relaciones sexuales y para el fortalecimiento de la musculatura pélvica. Son terapéuticas y ayudan a prevenir problemas de salud como la incontinencia urinaria o el vaginismo, además de mejorar la satisfacción sexual.

Color
Cantidad
Últimas unidades en stock

¿Qué son las bolas chinas?

Por lo general, las bolas chinas son dos bolas unidas por un cordón. En el interior de cada bola, se encuentra otra bola más pequeña. Con el movimiento, las bolas del interior chocan con la bola grande que las contiene. Su misión es mantener en forma la musculatura del suelo pélvico. Se consigue a partir del choque entre las bolas y de la vibración que éste genera en las paredes vaginales.

Las bolas chinas se introducen en la vagina como si fueran un tampón y se mantienen dentro mientras se realizan actividades cotidianas. El uso de las bolas chinas puede iniciarse con sesiones de 15 a 20 minutos al día durante unos tres días a la semana para después ampliarse a cuatro días a la semana y así hasta poder usarlas diariamente.

Antes del primer uso es importante esterilizarlas metiéndolas unos diez minutos en agua hirviendo, esto también es recomendable hacerlo de vez en cuando. Siempre las lavaremos con agua y jabón neutro antes de introducirlas en la vagina y cuidaremos de que nuestras manos también estén limpias. A la hora de guardarlas, una bolsa de tela es ideal, algo que pueda aislarlas de la posible suciedad exterior.

La forma de utilizar nuestras bolas chinas es muy sencilla. Colocaremos un poco de lubricante en la punta de la primera bola y las introduciremos en la vagina en la postura que nos sea más cómoda, las dos bolas deben quedar detrás del músculo. Os parecerán muy grandes cuando las veáis, pero se introducen sin ningún problema. Al ponernos de pie la gravedad hará su trabajo y las bolas tenderán a caer. Nosotras contraeremos el músculo de forma inconsciente para evitarlo y de esta manera ya estamos “haciendo pesas” con nuestro suelo pélvico.

¿Cómo deben usarse?

La mayor indicación a seguir es que durante el uso de las bolas hay que moverse. No servirá llevarlas sin caminar o hacer ejercicio ya que las vibraciones no se producirán. En cuanto a la colocación, al igual que sucede con los tampones, cada mujer encuentra su fórmula más adecuada: de pie, agachada, etc.

Aunque hay cierta armonía, existen diferentes tamaños y gramajes. Se recomienda empezar usando bolas ligeras y grandes y con el tiempo ir avanzando a más pesadas y pequeñas. Así, el esfuerzo de las paredes vaginales para contener las bolas sin que se caigan será progresivo y favorable. Respecto al tiempo, se puede empezar por unos 10 minutos diarios hasta que se logre llegar, según el ritmo de cada mujer, a la meta de 2 horas por día. Y sobre todo, no hay que desanimarse si en las primeras veces las bolas chinas se caen continuamente. Todo es cuestión de práctica y ejercicio.

Una de las dudas frecuentes es si llevar puestas las bolas chinas produce placer. En un inicio, no fueron ideadas con esa finalidad. Siguiendo con el ejemplo de los tampones, como sucede con ellos, la respuesta es no. Sin embargo, existen modalidades del producto que añaden ese plus, por ejemplo, con capacidad de vibración. Además, en cualquier caso su uso puede suponer un estímulo erótico en el imaginario de la persona o de las parejas. Lo que sí está comprobado es su efecto positivo en el placer durante las relaciones sexuales. Hay que recordar que no deben usarse durante la penetración; durante el embarazo; o durante procesos de infección vaginal.

Si no podemos con ellas sí que podemos hacer ejercicio tumbadas. En la cama boca arriba tiraremos con una mano del cordel de extracción y con nuestra musculatura trataremos de impedir que se salgan. Es una especie de pulso con nosotras mismas que nos ayudará a fortalecer el músculo hasta que puedan sostenerse sin problemas.

¿Qué mejoras proporcionan?

Al producirse la vibración, las paredes de la vagina se contraen de forma involuntaria. De este modo, las bolas chinas hacen que toda esa musculatura esté en constante ejercicio, lo cual se traduce en una mejora en el tono de los músculos.

Además de tonificar, las bolas chinas consiguen que se produzca un incremento de la circulación sanguínea, de la sensibilidad y de la lubricación natural de la vagina. Por lo tanto, sus efectos contribuyen a que las relaciones sexuales sean más placenteras. Por otra parte, contar con una musculatura más potente prevendrá problemas de incontinencia urinaria y de prolapso.

¿Cuánto tiempo debo usarlas? Es recomendable utilizarlas de forma progresiva, comenzar caminando con ellas durante 15 minutos las dos primeras semanas y luego pasar a 30 minutos. Si al pasar de un tiempo a otro notamos molestias al día siguiente (agujetas) estaremos un par de días sin utilizar las bolas y luego volveremos al tiempo anterior durante otra semana.

JU-0002
1 Artículos